2008-08-18

.
Estas palabras marcan el límite del mundo que habito; me delatan tanto o más que los gestos... Hoy no logro expresar esta otra plenitud, esta rara serenidad -cuánto durará... -; nada desbordante pero que sacian este instante.
Me encuentro, "soy ésta" me repito, mientras siento el temblor de la rama que estoy abandonando.
Otra vuelta de página.
Mis ojos se sorprenden ante tanta libertad como un niño ante una canasta llena de golosinas.
Perder para ganar ... -pero esta puerta que dejaré atrás me cerrará otras-
Un salto al vacío, quizás. Y en vez de pensar canto: "El vacío está lleno de aire". (hehee)
Empiezo a asimilar esta ciudad en la que son incontables los sitios en los que ya me reconozco. Aquí decido quedarme, a cuarenta y cinco minutos de la que ya no será mi casa.
Dudo que estos sean buenos aires. Me quedo igual.
.
Mi rambla está río de por medio, frente a una isla habitada solo por gaviotas.
(Mi vuelo de gaviota termina hoy)
Desde las nuevas ventanas no veré el río. Tengo que abrirme a nuevas cosas. Y perderme... Un vuelo seguirá a otro o, quizá, me conforme con un andar calmo; o arranque a doscientos... La velocidad me desafía y me seduce tanto como esta novedosa calma.
Hoy el mundo me pertenece -éste, mi pequeño mundo, pero más amplio que el de ayer-.
Moldearé mi propio tiempo -ojalá él no a mi-. Comienzo a resbalar en mis propios deseos.

8 comentarios:

Salondesol dijo...

Nos mudamos de casa, y es como si nos mudáramos hasta de cielo, todo es diferente, aunque sea a pocas manzanas... Algo nuestro dejamos atrás, y sentimos todo nuevo.

cheguevara dijo...

todo va a ir ok*
dale para adelante+
hasta la victoria siempre!
abraccio
CHE

alma dijo...

Y todos nuestros estados pasan dejando paso otros

manuel dijo...

¡Que difícil aprender a volar!
Y ya arriba que sencillo es todo, casi como es fácil ser feliz

alexandra dijo...

¡Hola Viv!.Los cambios aunque a veces duelen suelen traer cosas buenas .
Un abrazo desde el otro lado de la orilla.

Esther dijo...

Hola, Viv:

Creía que te habías ido porque puse los enlaces de otra forma y no te encontraba... ...¡qué tonta de mí! Y vi un comentario tuyo en algún post anterior y desde ahí, de nuevo accedí a ti ¡menos mal!

Pues creo que la vida está llena de cambios y algunos nos gustan más, otros menos... ...¿qué se le va a hacer? Nos guste o no, no podemos hacer otra cosa que agachar la cabeza, resignarnos y aguantarnos como podamos. De todas formas, sirven para ampliar nuevos horizontes y para crecer interiormente: la evolución espiritual es importantísima.

Saluditos.

DaliaNegra dijo...

Me encantan tus vuelos, los físicos y los de tu cabeza, y me reconozco mucho en este post.Yo tambien he volado hace poco y pensé que daba un salto al vacío pero el salto me descubrio eso que intuía y que bien defines como perder para ganar.Ahora también circulo en calma y absorbo el zumo de este mundo como una esponja.
Entre ese zumo, tus palabras, llenas de aire, espacios luminosos,azul y sal.Besos,Viv***

Cromatica dijo...

He pasado por ese lugar, y los sentimientos son los mismos, lo mejor de todo es que aprendemos a querer nuestro tiempo y hasta nuestro lugar.

Besos